viernes, 13 de mayo de 2016

Viejas historias

Viejas Historias de cuando pertenecíamos a la Universidad Nacional de Cuyo


¡¡ Qué buena memoria la del Prof. Emérito de la UNSJ, Ing. Miguel Eduardo Cáliz !! 
Cuenta una hermosa historia de los muchos excelentes profesionales que pasaron por las aulas como profesores .... y eran SEÑORES PROFESORES
Y qué lindo como lo recuerdan a él los que fueron sus alumnos !!
Sobran las palabras ….. adentrémosnos en los recuerdos y los comentarios posteriores

Miguel Caliz
Muchas son las opiniones, yo diría que muchísimas, referentes a la historia de nuestra Facultad. lo cual agradezco la participación de tantos colegas, pero es conveniente recordar con cierta coherencia la misma, por esto me referiré en la presente solo a lo que atañe a la Ingeniería Química y de paso como, al roce, a la Ingeniería Electromecánica, además cubriendo el espacio temporal desde el año 1951 a 1973 en el que se deprende la Universidad de San Juan de la Universidad Nacional de Cuyo. Precisamente en el año 1951, ingreso a la entonces Facultad de Ingeniería Ciencias Exactas, Físicas y Naturales dependiendo de la Universidad Nacional de Cuyo que tenía presencia, entonces en tres Provincias, a saber, Mendoza, San Luis y San Juan, realmente lo que constituía, en dicho momento, la zona de Cuyo y teniendo su sede central en Mendoza ya que en dicha Provincia estaba el Rectorado además de varias Facultades. -
 En Sam Juan se encontraba solo una la Facultad de Ingeniería Ciencias Exactas Físicas y Naturales y en San Luis la Facultad de Ciencias de Química y Bioquímica, por favor requiero de los colegas que lean la presente corrijan los errores que pueden haberse cometido como culpa de mi propio estado mental y de la premura del caso. Recuerdo que, para entonces, egresaban del Departamento de Ingeniería Química la primera promoción entre los que se encontraban el hijo del Doctor Coperttini en aquel entonces, jefe de Departamento, además los flamantes Ingenieros Rafael Sacchi y otros que lamentablemente no recuerdo. En ese año justamente, nuestra Facultad requiere los servicios de dos profesionales que viajaban de Buenos Aires para dar las clases me refiero a dos Señores Profesores los Doctores en Matemáticas Bosh y Klimovsky, El primero, nos daba la entonces Matemática I y recuerdo que comenzó diciendo: “Todo lo que ha aprendido de Matemáticas durante sus vidas, ruego lo olviden pues construiremos la misma a partir de tres palabras, que resultan, indefinibles, a saber CONJUNTO, ELEMENTO y PERTENENCIA”, en efecto a partir de allí construyo, primero con el lenguaje propio de le teoría de Conjuntos y luego la lógica matemática todo el resto del curso, realmente un genio. El segundo esto es Klimosvsky daba en segundo año una asignatura que al Doctor Coperttini le fascinaba, y no era para menos, resultaba ser “Epistemología de la Ingeniería” algo así como historia de la ciencia, realmente algo fantástico y fuera de lo común tan es así que aún recuerdo la dualidad de la luz interpretándose algunas veces como ondas electromagnéticas y otras veces como corpúsculo. No quiero dejar de recordar a viejos y muy queridos profesores como Loiseau, que nos daba Matemática II, Fernando Volponi que daba Física I, Omar Toro que daba las primeras nociones de química, Rovira que daba “Química Orgánica”, según Zappi, Dr. Citrinovitz que nos deleitaba con su química analítica, Enrique Gatti que, en ese entonces, nos daba “Física II” y posteriormente, me refiero a años de cursado, “Electrotecnia”, mucho antes de fundar el Departamento de Electromecánica junto con los Profesores Leonetti, Dufour, Benes y otros, siempre tengo presente lo que decía Enrique Gatti: “Prefiero ser cola de leon que no cabeza de ratón”, respecto a la posible escisión de la Universidad Nacional de Cuyo, Hasequieff que en esos momentos intentaba transmitirnos lo que hoy seria “Fenómenos de Transporte” simples y complejos.-
No puedo dejar de mencionar a un gran profesor el Ing. Leonardo Francisco Moreno quien era egresado de Santa Fe y nos impartía las químicas Industriales junto con el Dr. Coperttini. Recuero que el Ing. Moreno fue al Colegio Nacional en el año 1950, cuando egresé de él, para darnos una charla sobre ingeniería química la cual fue, por lo que se ve, muy fructífera, el Dr. Harald Olsen con su ingles muy típico, americano, nos introducía al campo de la “Microbiología Industrial”, el Dr. Heberto Puente que viajaba a San juan para darnos la clase de “Fisicoquímica” en años supriores un excelente maestro y un profesor inolvidable, Ralph Bridge, de Ingles, muy amigo mío, pues este fue mi primer cargo docente en la Facultad como ayudante de primera en su cátedra en el año 1952. Cabe destacar aquí los Ingenieros Civiles que nos asistieron y enseñaron todo, me refiero a José Roberto Gimbernat, (alias Chaplín), posteriormente Decano y primer admirador de la nueva tecnología, la informática con la llegada de la primera máquina IBM 1130, que entonces ocupaba toda una ex aula y solo tenía 15 bytes de memoria, compare el lector con un disco rígido móvil que poseo en la actualidad con un Tera bytes de capacidad; nos introducía al campo de la “Estática y Resistencia de Materiales al igual que el “hermanito” Horondiceanu cuya frase preclara era: “¡si si, pero NO!”.  Nos enseñaba con su tremenda paciencia “Construcciones Industriales”.  Los jefes de trabajos prácticos que teníamos como: Ginés García, un bocho que estudiaba simultáneamente dos ingenierías la Civil y la Química habiéndose, supongo recibido en ambas, luego profesor de “Fisicoquímica”, Wiedrhold, Batistela, que luego fue a Maracaibo, Venezuela a incrementar sus conocimientos de Matemáticas, para luego volver a darnos una charla sobre lógica matemática. Había muchos otros señores profesores que no eran de química precisamente como el Dr. Nissen que siempre decía: “Al alumno ingresante debería la Facultad de otorgarle un título profesional y después, a posteriori, inculcarle que en esta casa de estudios se dan unos cursos que sostienen con creces la bondad de dicho título ante la sociedad”. Curioso ¿no?, de ahí posiblemente quedó grabado en mi subcociente el hecho de que el alumno en primer lugar debería rendir la asignatura y luego una vez aprobada ésta cursarla con el objeto de estrujar, por así decirlo, al máximo al profesor esta idea no congeniaba con varios colegas de la época, no obstante es una discusión para los especialistas en psicopedagogía, otros eran Cesco, Dr. Emiliano Aparicio, Ing. José Augusto López, Ing. Herrera Cano. Ing. Silvestre Carmona, Dr. Guarnieri y tantos más.-
Especial apartado es el que sigue que bien podría llamarse Padres e hijos. Este es el caso del Ing. Ruiz Bates, capo en Minas, que dejo a dos “hijitos Carlos Rudolph y Pepe Mattar”.-
Por la década de los 60 la Ingeniería Química sufre un gran cismo en su
educación, en efecto, aparece en esta época tres libros que harán
escuela en cuanto a su contenido, específicamente me refiero a Smith
Van Ness, “Introducción a la Ingeniería Química” que no era otra cosa
más que una termodinámica química bien estructurada. El segundo libro
es “Fenómenos de Transporte” siendo sus autores Bird-Stewart-Lightfoot
y por último, el tercero, resulta ser “Ingeniería de las Reacciones
Químicas” de Octave Levenspiel. Sismo que repercute en las
“Industriales” que con posterioridad pasan a ser operaciones y procesos
para luego pasar a “Termodinámica Química” , “Fenómenos de
Transferencia” simples y complejos e “Ingeniería de las Reacciones
Químicas”. El padre de semejante sismo en la República Argentina,
nuestro bendito país, fue el Dr. Ronco un doctor en química de La Plata
que mando a sus “Hijitos” a distintos puntos del país. Así resultó que en
San Luis estuviera Rivarolla, en Salta Poppi en Santa Fe Cassano,
Parera y el profe de fenómenos, en Bahía Blanca tanto Urbicain como
Rostein y en San Juan aparecen Miguel De Santiago y Andrini uno en
“Termodinámica” y otro en “Fenómenos de Transporte” e “Ingeniería de
las Reacciones Químicas”. Esto me hace recordar a una anécdota que
me relataron posteriormente. Ya que cuando aconteció yo estaba
becado en Milán Italia. Dicen que en una oportunidad de realizarse un
congreso de ingeniería química en San Juan le pregunta Stewart a don
Espartaco Coperttini como estaban los fenómenos de transporte en San
Juan la respuesta fue “magnífico pues enseñamos tanto cintas
transportadoras como cangilones y otros medios”, sin comentarios.
Mención especial debe hacerse al Dr. Francisco Meissl que cubría en
esa década la cátedra de “Química Analítica” que nos enseñó a sus
seguidores (“hijos”) cómo investigar y afinar así el conocimiento.
Finalmente quiero referirme a dos profesores más por un lado al famoso
y nunca bien ponderado Chicho Pontoriero, más conocido como, el
boina de cuero, quien iba a dictarnos como alumnos la cátedra
“Tecnología del Calor” que gracias al escritor con posterioridad se
convierte en “Termodinámica Química I” y el Profesor Eduardo Wilfred
Aguilar que consiente del sismo que ocurre en la Ingeniería Química
continúa con el dictado de lo que fue posteriormente “Ingeniería de las
Reacciones Químicas I y II” esto es homogéneas y heterogéneas.-

Carlos Bekerman
Estimados compañeros de camada de ingeniería química
Mi gran recuerdo al gran jefe de trabajos prácticos que tuve como profesor en Tecnología del Calor, que nos daba unas clases magistrales,  de cómo resolver problemas, y con una extremada prolijidad. Cuánto fue lo que aprendimos de Él. Y por lo mucho que hizo que me gustara esta rama de la Ingeniería Química la máximo exponente. 
Me refiero a aquel profesor que llamábamos "ganzópolis" en alusión directa al personaje de pato donald, que era pelado y tenia el marote que parecía un huevo, y ese profesor se llama Miguel Cáliz. Vaya la comparación con el mayor de los respetos.


Miguel Matheu
Estimado Profesor Caliz: si mal no recuerdo Gimbernat era Gardelito en
nuestra época. A lo mejor fue Chaplín en una era anterior.
Muchas gracias por su primera edición de Historia (espero que le sigan otras)

Francisco Games
No quiero dejar pasar esta oportinidad para felicitar al profesor Càliz por su
pormenorizado y muy interesante relato. y tambien para agraderle lo mucho
que aprendí en sus clases de termodinàmica en 1967.
Un abrazo y suerte.

Chango Aguilar
Estimado Miguel. Gracias por incluirme en esa lista de notables, pero creo no ser
merecedor de dicha inclusión. Simplemente tomé la posta que dejó Andrini en las
postrimerías del período de la Universidad de Cuyo. Para los colegas de aquella
época: "Fenómenos de Transporte" es la continuadora de Aparatos y Maquinarias I e
"Ingeniería de las Reacciones Químicas" de Fisicoquímica Aplicada; se daban dentro
de esas asignaturas. 
PD Creo que la 1130 tenía 8k de memoria. Quizás Retamales o el Ing.Maldonado (con
seguridad) se acuerdan de ello.

Horacio Retamales
Muy respetado profesor CALIZ: Su  imprescindible y detallado aporte a esta gesta de reconstrucción de la Historia de nuestra querida Facultad, muestra lo mucho que pueden hacer quienes transitaron un largo y fructífero camino por ella. Como sus alumnos señalan , y quienes desde no muy lejos, lo vimos, damos crédito a su dedicación, esmero y laboriosidad en un trabajo de formación de profesionales y generación de conocimientos de gran valía.
Lo saludo con muchísimo afecto.


Eduardo Andreu
Personalmente, el Profesor Cáliz fue el mejor de mi carrera universitaria: tenía sólidos conocimientos, sabía transmitirlos y exigía al estudiante. Nada de perderse en un laberinto de deducción de fórmulas que evadían lo principal: los conceptos; nada de academicismos, como muchos otros que me tocaron, sino que enseñaba a resolver problemas concretos a partir de los fundamentos; conectaba la teoría con la práctica, para acercar nuestros estudios a la realidad con la que nos encontraríamos una vez recibidos y “en la calle”. Además, con su pasión nos enseñaba a querer hasta a la entropía...
Un saludo y un recuerdo muy afectuoso al querido profesor Cáliz.


Enrique Riportella
‎Totalmente de acuerdo con la opinión de Eduardo y que sintetizo aún más en pocas palabras. Buen profesional, Excelencia pedagógica,  imparcialidad total frente al aula sin distingo de clases ni preferencias, humildad y sobre todo y más importante: Muy buena persona. Muchos años más de vida para Ud. Ing Cáliz , mis saludos cordiales  y mis felicitaciones. 

Ubaldo Rovello
Y como si esto fuera poco aún recuerdo su participación como "bajo" en el CORO UNIVERSITARIO, dirigido por el profesor Barraquero.

Francisco Games
Hola Miguel !!!!!
Muchas gracias, la verdad,  envidio tu  memoria. Algunas de estas historias que vos relatas me rozaron a mí también a pesar que ingresé a Química en 1964 ,y te juro que me ponen la piel de gallina a más de 50 años !!!!!!!.
Y , para mí , parte de la historia pasa por tus espectaculares  clases, ya que luego , siendo ing ppal de procesos en PASA PETROQUÍMICA  en Santa Fe , las refresqué y aproveché  , cuando me hicieron cursar Termodinámica Química con el profesor Rafael Méndez de la Universidad del Litoral , para nivelar conocimientos con los ings de la planta , todos egresados de la  Faculta de ing Química de Santa Fe, siendo yo , por aquellas épocas , la única excepción.
Te mando un fuerte abrazo y suerte en tus cosas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario